Bastaron unos pocos minutos de verlo en acción para darse cuenta de que Blaise Matuidi, la nueva sensación del Inter Miami, es un jugador diferente. El esfuerzo por contratar a un astro proveniente del más alto nivel del fútbol mundial, de paso, revela las ambiciones del club de David Beckham y Jorge Mas.

El francés es un jugador simple, que antes de recibir un balón ya tiene pensado cómo distribuirlo. Se trata del único campeón mundial en la MLS, y muy pocos equipos en el mundo –quizás bastan los dedos de la mano para contarlos– tienen en sus filas jugadores que hayan conquistado el máximo galardón del balompié.

Su primera práctica con el club negrirrosa fue el 4 de septiembre pasado y eso fue suficiente para que el entrenador del Inter, el uruguayo Diego Alonso, lo pusiera de titular dos días después en el partido que empataron 0-0 contra Nashville SC.

Todos los comentaristas coincidieron en señalar que desde la primera pelota que tocó Matuidi demostró la clase de jugador que es.

Aquello abre una enorme esperanza porque uno puede imaginar su potencial en el club una vez que se familiarice en el área de Miami, tenga mayor número de entrenamientos con sus compañeros y se ensamble con el equipo.

Un canto al fútbol

Además, hay otro aspecto: el impacto popular de Matuidi trasciende el fútbol.

El rapero francés Niska puso en Youtube el video “Matuidi Charo” en el que canta y recrea la manera cómo el mediocampista celebra sus goles.

Cerca de 95 millones de personas han visto hasta ahora ese video y el baile de la celebración de goles por parte de Matuidi se ha convertido en un rito en el fútbol.

Cada vez que el crack francés anota un gol emprende una danza dinámica, como su juego, a la que se unen todos sus compañeros. Es un canto al fútbol, a la alegría de jugar y al jolgorio de celebrar con los compañeros.

Ahora toda esa magia se encuentra en Miami.

Donde llegó triunfó

Los galones que trae Matuidi a Miami, en ambas acepciones de la palabra, son impresionantes. Porque el mediocampista nacido en Francia y de origen angoleño y congolés posee un despliegue en la cancha como si tuviese siempre el tanque lleno de gasolina y además luce el distintivo de 18 títulos conquistados en su ininterrumpida carrera en el fútbol profesional europeo, que comenzó en el 2004.

En el Mundial de Rusia 2018, el entrenador de “Les Blues”, Didier Deschamps, adaptó a Matuidi para que jugara por el flanco izquierdo y su contribución en ataque y defensa fue decisiva para que Francia conquistara por segunda vez en su historia la Copa del Mundo.

Apenas en la temporada siguiente que llegó al fútbol profesional ayudó a los Troyes a ascender a la primera división en la Liga Francesa.

 

En las siete temporadas que estuvo con el PSG, incluyendo la del 2012-2013 en la que jugó con Beckham, Matuidi resultó fundamental en la época de prosperidad del club parisino y ganó 16 títulos.

“No puedo estar más feliz con la presencia de mi amigo Blaise en el Inter Miami”, dijo Beckham. “Tener a un campeón mundial en nuestras filas es un momento de enorme orgullo”.

Los tres años que Matuidi estuvo con la Juve conquistó la corona de la Serie A.

El millonario esfuerzo realizado por el Inter Miami para incorporar a su escuadra a un jugador de este calibre revela las intenciones del club por conseguir cosas mayores más pronto que tarde. Y eso lo tiene muy claro el propio jugador.

“Para mí, el objetivo más importante es traer la experiencia que obtuve en los máximos clubes europeos para ayudar a mis compañeros y a este nuevo club”, exclamó el mediocampista. “Siempre brindaré mi mayor esfuerzo, lo máximo para ayudar a mejorar el equipo y para establecer un buen ejemplo como lo hice en mis clubes anteriores”.

Sí, Matuidi ha llegado al Inter Miami para hacer mejores a sus compañeros, para contagiar ese altísimo nivel de juego del fútbol europeo y ayudar a construir una cultura ganadora como lo ha hecho el Heat y como ahora lo vienen haciendo también los Dolphins de Miami.

“Su calidad mundial y liderazgo serán atributos clave para el club”, sentenció el ejecutivo jefe de operaciones, Paul McDonough.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here