La elección estadounidense entró en materia este viernes, cuando Carolina del Norte lanzó las operaciones de votación por correo para los comicios del 3 de noviembre, en la que Estados Unidos debe elegir entre el presidente republicano Donald Trump y su rival demócrata, Joe Biden.

La preocupación por la pandemia de COVID-19 puede hacer que en estas elecciones decenas de millones de ciudadanos eviten acudir a los centros de votación y prefieran enviar por correo su sufragio.

En un país ya muy tenso política y socialmente, las próximas ocho semanas pondrán a prueba la capacidad de la primera potencia mundial de organizar elecciones en medio de una pandemia que ha transformado completamente la campaña.

El estado de Carolina del Norte comenzó este viernes con el envío de más 600.000 hojas de votación en respuesta a un espectacular aumento de la demanda. Otros estados considerados clave para el desenlace electoral, como Wisconsin, comenzarán a hacer lo mismo en las próximas semanas.

Según una reciente encuesta de USA Today/Suffolk, el 56% de los republicanos dice que votará en persona, contra el 26% del lado demócrata.

Como muestra de las tensiones en el país, uno de cada cuatro electores dice que si su candidato pierde, no habrá de reconocer como “honesto” y “exacto” el resultado.

A 60 días de los comicios, las miradas apuntan a la decena de estados conocidos como “swing states”, susceptibles de cambiar de un partido a otro en cada elección.

Pensilvania y Florida, ganados ajustadamente por Trump a Hillary Clinton en 2016, son observados con particular atención.

Según el último sondeo de la universidad Quinnipiac, Biden lleva una sólida ventaja en Pensilvania (52% contra 44%). En cambio en Florida, la batalla es más pareja (48% para Biden y 45% para Trump), de acuerdo con las encuestas.

FUENTE: Con información de AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here