Más de 90 organizadores de base del Partido Demócrata de la Florida firmaron el viernes un memorando dirigido a la dirección del partido en que afirman, entre otras cosas, que la campaña está “suprimiendo el voto hispano” en la zona central del estado.

El memorando interno de siete páginas, obtenida por el Miami Herald, contiene ocho acusaciones de los organizadores sobre lo que dicen es la falta de un “plan de base práctico” de la campaña de Biden para coordinar esfuerzos de divulgación entre los electores.

La comunicación sale a relucir 100 días antes de las elecciones generales y en momentos que las encuestas indican que el entusiasmo por votar entre los hispanos en estados clave como de la Florida pudiera estar disminuyendo a la luz de la pandemia.

Entre las reclamaciones: maltrato a los organizadores de base, reubicación de miembros del personal capacitado sin explicación, falta de recursos de organización y la aceptación de voluntarios que luego quedan en el limbo.

En estados como la Florida, las elecciones se ganan o se pierden históricamente por un pequeño margen, y a medida que las campañas presidenciales aumentan sus esfuerzos en las comunidades hispanas de la Florida, los organizadores afirman que la campaña nacional de Biden carece de infraestructura clave y perpetúa una cultura de trabajo “tóxica” que está dañando la moral entre los trabajadores de campo.

Un gran problema es que al menos un puñado de organizadores fueron transferidos recientemente de una parte fuertemente puertorriqueña del estado a condados con un pequeño porcentaje de hispanos.

“Cuatro de los cinco organizadores de habla hispana a lo largo del corredor de la I-4 que fueron trasladados al norte de Florida eran puertorriqueños”, dice la carta.

Los organizadores de base agregan que muchas veces se descarta la opinión de los empleados vinculados con los puertorriqueños en la zona central del estado.

“La campaña de la Florida está suprimiendo el voto hispano eliminando a los organizadores de habla hispana de Florida Central sin explicación, lo que evita enfrentar un sistema político dominado por los blancos contra el que debemos trabajar como organizadores de un partido progresista”, añade la carta.

Un funcionario demócrata familiarizado con las discusiones internas, quien pidió no ser identificado, dijo que la carta sale a relucir en medio de las negociaciones entre la campaña de Biden en la Florida y el sindicato de organizadores de base, el IBEW Local 824.

El funcionario dijo que los organizadores no han sido actualizados sobre sus asignaciones individuales debido a las negociaciones sindicales en curso, que son anteriores a la carta.

Jackie Lee, directora estatal de Biden for President Florida, dijo en un comunicado que la campaña tiene una “política de puertas abiertas” y su liderazgo en Florida está consultando con IBEW Local 824 sobre “muchos de los temas” discutidos en la carta.

“Esperamos poder discutirlos con los organizadores y recibir sus comentarios tan pronto como sea posible”, dijo Lee. “Las apuestas de esta elección son fundamentales y estamos comprometidos a trabajar con nuestros organizadores y los demócratas de la Florida en todos los niveles para crear una campaña fuerte y exitosa”.

Lee agregó que durante las últimas seis semanas “no se ha pedido a ningún personal que se mude o se traslade, ya sea desde fuera del estado o dentro de los estados”.

Los 94 firmantes, quienes en su mayoría han trabajan=do directamente con Partido Demócrata de la Florida, son responsables de la difusión diaria de los votantes potenciales, incluyendo la banca telefónica y la organización comunitaria para hacer campaña por los candidatos a nivel local, estatal y presidencial.

La carta, que según varias fuentes dijeron al Herald se distribuyó el viernes entre los líderes de la campaña en el estado, fue enviada días después que presidentes condales del Partido Demócrata de la Florida expresaron preocupaciones similares a los líderes del partido de que la campaña de Biden corre el riesgo de repetir algunos de los mismos errores de la campaña de Hillary Clinton en 2016.

Los organizadores dicen en la nota que aunque han expresado frustración con los errores de la campaña en la Florida, algunos miembros del personal han sido “regañados” como resultado, y sus preocupaciones han sido descartadas como “innecesarias y equivocadas”. Y los firmantes subrayan que aunque algunos empleados han sido traídos de fuera del estado para supervisar a los empleados en el terreno, los organizadores de base del partido estatal no han recibido prioridad.

“Estamos a unos 100 días de las elecciones y no hay un esfuerzo de base dirigido y funcional para organizar a las comunidades de habla hispana, portuguesa y de haitiana en nuestro estado”, dice la carta. “No hay objetivos, planes, información, actividades comunitarias ni bancos de teléfonos establecidos para esto”.

Entre las solicitudes de los organizadores están, a saber:

▪ Disculparse por “trato al personal de base”.

▪ Compromete a regresar a los organizadores a sus ubicaciones originales.

▪ Avisa adecuadamente sobre eventos planeados y ofertas de empleo.

▪ Reanudar las actividades de organización que se han detenido.

▪ Apoyar más a los presidentes condales.

En las recientes encuestas de las elecciones generales, el ex vicepresidente Biden parece llevar la ventaja al presidente Donald Trump, incluso entre los electores hispanos. En la Florida, el funcionario del Partido Demócrata agregó que la Campaña Coordinada todavía está reclutando organizadores bilingües en los condados Miami-Dade, Broward, Orange y Osceola antes de las elecciones.

Y en un esfuerzo por promover su compromiso con los hispanos, la campaña de Biden anunció a principios de este mes que estaba coordinando con una de las principales firmas de votación hispanas del país, Latino Decisions.

Incluso así, según los organizadores que hablaron con el Herald a condición de no ser identificados por temor a represalias, atribuyen la falta de comunicación en parte a una brecha generacional dentro de la estructura del partido.

“Muchos de los organizadores de base son jóvenes, y con eso vienen diferentes puntos de vista sobre de las normas del lugar de trabajo, el tipo de cultura que queremos establecer”, dijo un organizador de base destacado en el centro de la Florida.

“La forma en que trata a sus empleados de menos categoría dice mucho sobre la organización … especialmente en el trabajo electoral, cuando los organizadores son los que están en primera línea, a quienes se le pide que hagan 400 llamadas al día, a quienes se pide que establezcan un vínculo real con los electores”, dijo el organizador.

Otro organizador dijo que ser trasladado repentinamente ha llevado a la incertidumbre sobre la vivienda en medio de la pandemia.

“Nos dijeron que nos llamarían para decirnos dónde estaríamos mejor situados y seríamos más eficaces”, dijo el organizador. “Algunos organizadores ni siquiera reciben esas llamadas. Desde entonces, como nos fusionamos en la campaña general, simplemente no estamos al tanto”.

El organizador de base del centro de la Florida dijo que aunque todos tienen e4l mismo objetivo, muchos organizadores opinan que la campaña lo les presta atención a pocos meses de las elecciones.

“Es decepcionante, pero no puedo decir que estoy sorprendido”, dijo el organizador. “Sólo espero que se den cuenta pronto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here