Los alcaldes de Miami y Miami Beach dijeron el lunes que están preocupados por los crecientes totales y las tasas positivas de casos nuevos de coronavirus en el condado de Miami-Dade, pero que aún no revertirán la reapertura de las economías de sus ciudades ni ordenarán a los residentes Quedarse en casa.

“Hay grandes preocupaciones”, dijo el alcalde de Miami, Francis Suárez, en una conferencia de prensa con el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, en el Ayuntamiento de Miami. “Ahora no es el momento de bajar la guardia”.

Pero dos horas después, el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, realizó una conferencia de prensa propia y pintó una imagen diferente. Sugirió que el número creciente de casos de COVID-19 en el condado es un resultado directo del aumento de las pruebas, y que la tasa de pruebas positivas “permanece relativamente estable”.

“Si vemos un pico real en un período de 14 días, haremos lo que tengamos que hacer para cambiar el rumbo”, dijo Giménez a los periodistas durante la conferencia de prensa virtual. “Pero por ahora, nos dirigimos en la dirección correcta”.

Suárez dijo que el Departamento de Salud de Florida dijo a funcionarios electos el lunes que, en las últimas dos semanas, el número de casos de COVID-19 en el condado de Miami-Dade ha aumentado en 13 por día en promedio, mientras que el porcentaje de pruebas positivas ha aumentado en 0.11% por día.

Si el condado continúa por este camino, Suárez dijo: “Nos pondremos en una situación en la que tendremos que tomar decisiones difíciles”.

Fuente: El Nuevo Herald

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here